Inicio Hierbas cicatrizantes Beneficios del arraclán

Beneficios del arraclán

0
22

El arraclán es un arbusto que puede llegar a medir los cinco metros de altura; no tiene pinchos, la corteza es de una tonalidad rojiza, aunque se ve alterada con algunas manchas blancas de forma alargada generadas por desgarraduras de la piel, producidas a su vez por arañazos o golpes. Las hojas son de un llamativo color verde y se disponen de forma alterna, adquiriendo una forma elíptica, con los nervios secundarios fácilmente visibles en el dorso de la misma.

 

Esta planta se usa como un laxante de acción suave, pero eficaz. No provoca retortijones, ni evacuaciones líquidas, ni otros trastornos secundarios propios de los laxantes irritantes. Tampoco produce pérdida de potasio y de otras sales minerales.
Asimismo, es colerética, la corteza del arraclán favorece el buen funcionamiento del hígado. Los enfermos de hepatitis aguda y crónica, de diversas hepatopatías o incluso de cirrosis, se benefician de su empleo.
Se utiliza también como colagogo, al provocar la salida de bilis de la vesícula biliar y de los canalículos extrahepáticos; está principalmente indicado en el caso de disquinesias biliares.

 

Por vía tópica se emplea como cicatrizante para el tratamiento de heridas difíciles.

 

La decocción de arraclán se prepara con 20 – 30 grs. de corteza triturada, añeja (de un año por lo menos) en medio litro de agua. Se hierve durante 20 minutos; se deja reposar durante unas horas para que aumente su eficacia; filtrar y tomar 1 – 2 tazas, preferiblemente por la noche, para que produzca efecto a la mañana siguiente.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *